Volver
Bases de maquillaje

Bases de maquillaje

Jueves, 8 de Septiembre de 2016
maquillajeBases de maquillajeBases para maquillartemaquillarte

¿QUÉ ES UNA PRIMER?

Es un producto de maquillaje que, aunque lleva tiempo en el mercado, hasta hace unos años casi estaba reservado a los profesionales. Su nombre viene por el momento de su aplicación: justo después de hidratar bien el rostro y siempre ANTES de extender la base de maquillaje sobre el mismo. Su textura es fina, y su cometido unificar el tono, atenuar imperfecciones, dejar la piel muy suave y prolongar la permanencia del maquillaje.

qué es una primer

UTILÍZALA ASÍ

Las pre-bases se deben aplicar en la cantidad justa, si te excedes se pueden obturar los poros, y se extienden del mismo modo que una crema hidratante, evitando cubrir el contorno de los ojos. Después, hay que esperar unos segundos, en los que la piel se tensa, se unifica de color y se reducen sus imperfecciones. Transcurrido este tiempo, el rostro ya está listo para recibir la base de maquillaje. No todos los cutis precisan de este producto, los más necesitados son los que presentan imperfecciones en más del 50% del rostro, por ejemplo los que padecen cuperosis o secuelas de acné, y los que por exceso de producción de grasa o sudoración hacen que la permanencia de las bases sea más efímera. Además de prebases faciales, existen otras específicas para fijar las sombras de ojos y el color de las barras de labios.

utilízala así

BASES / PROPIEDADES

Tu tipo de piel y el acabado que quieras conseguir son determinantes a la hora de elegir tu base de maquillaje ideal. Si tienes manchas o imperfecciones, opta por una muy cubriente; si tu problema es la grasa cutánea, decídete por una con efecto matificante; si tienes que estar maquillada muchas horas, elige una que asegure larga permanencia, sin alteraciones.

el tono acorde

EL TONO ACORDE

El mejor maquillaje es aquel que ni se ve ni se nota y se funde sobre el rostro como una segunda piel. Para conseguirlo, es primordial dar con el color que más se asemeja al natural de la propia piel. Muchas veces probamos el tono sobre el dorso de la mano, pero esta es una práctica errónea, pues esta zona, siempre al aire y sin los cuidados de un factor de protección solar, suele tener un color más subido que el del rostro. Lo ideal es depositar una pequeña cantidad de base sobre el mentón o una mejilla y extenderla. El color que más se parezca al propio será el perfecto.

 

ACTÚA COMO UN PROFESIONAL

La aplicación de la base es fundamental para conseguir el acabado adecuado. Antes de extenderla, caliéntala sobre el dorso de la mano y después extiéndela sobre el rostro, partiendo desde el centro del mismo hacia el exterior. Las mejores herramientas para hacerlo son las yemas de los dedos, una esponjita especial para este fin, o con un pincel de pelo artificial también específico para esta práctica. Tiene que ser de pelo artificial porque su limpieza es más fiables y más fácil de realizar.