Volver
Cinco errores que cometemos al aplicar nuestra crema facial

Cinco errores que cometemos al aplicar nuestra crema facial

Jueves, 26 de Enero de 2017
pielbellezaerrorescrema facialhidratación

Cinco errores que cometemos al aplicar nuestra crema facial

La hidratación es, probablemente, el paso básico en nuestra rutina de belleza. Todas tenemos nuestra crema en los productos para el cuidado de nuestra piel. Somos conscientes que tenemos que hidratarla y aplicar el producto que más nos convenga, teniendo en cuenta sus características y necesidades.

Sabemos que la aplicación de la crema hidratante es el primer paso para rostro radiante y joven, pero a veces nos dejamos llevar por las prisas o las malas costumbres y arrastramos errores en su aplicación que nos impiden disfrutar de todos sus beneficios.

ERROR 1: Aplicar la crema sin limpiar el rostro

Son muchas las veces en las que llegas tarde a casa, estás agotada y en lo único que piensas es en llegar a la cama y descansar, pero debes sacrificar cinco minutos de tu tiempo y desmaquillarte antes de aplicar la hidratante sobre tu rostro. No olvides repetir la misma rutina por las mañanas, aunque puedes sustituir el desmaquillante por, por ejemplo, agua micelar.

ERROR 2: Aplicar demasiado producto

No por aplicar más producto conseguirás mejores resultados. Recuerda: cantidad no significa calidad. Abusar de la crema hidratante puede resultar incluso hasta contraproducente: solo consigues taponar los poros de tu piel y hacer que brille en exceso. La crema debe absorberse rápida y fácilmente, en el caso de que no ocurra así, significa que has aplicado demasiada cantidad. Estarás perjudicando a tu piel y desperdiciando producto.

ERROR 3: Frotar demasiado fuerte la piel

Debes aplicar tu crema realizando un suave masaje en el rostro, desde dentro hacía afuera. Si aplicamos el producto con mucha fuerza y presión lo que hacemos es desplazar los tejidos y a la larga nuestra piel perderá elasticidad.

ERROR 4: Elegir la crema por recomendación de otros

Cada piel es distinta y tiene unas necesidades diferentes. La crema que le funciona a tu amiga, quizás a ti no te funcione. ¿Tienes la piel grasa, seca o mixta? ¿Cómo son tus poros? ¿Tiendes a tener granitos? ¿Es muy sensible al sol? Antes de escoger tu producto, debes conocer a la perfección tu piel, sus características y, sobre todo, sus necesidades. Para eso, puedes contar con el asesoramiento de nuestras consejeras de belleza Bodybell que hay en nuestras tiendas.

ERROR 5: No ser constantes

Un descuido lo puede tener todo el mundo, pero si rompes tu rutina de belleza constantemente tu piel nunca llegará a recibir todos los beneficios que le aportaría tu crema facial. Debemos ser constantes y aplicarla por la mañana y por la noche, siempre habiendo limpiado previamente nuestro rostro.