Volver
El Sueño la clave de la belleza

El Sueño la clave de la belleza

Martes, 30 de Agosto de 2016
sueñosueño reparadorsueño y bellezadormir bien

“Ufff… Qué mala cara tengo. Cómo se nota que he dormido fatal”.

mala cara

¿Cuántas veces te has repetido esta frase después de haber pasado una mala noche?

Seguro que muchas, porque descansar y dormir un mínimo de entre siete y ocho horas es el tratamiento de belleza más natural, el sueño reparador es fundamental para poder descansar y estar vitales. Durante este tiempo de relax, que proporciona el sueño, es cuando la piel pone en marcha sus mecanismos de regeneración y las células alcanzan su máxima actividad.

A los 20 años este proceso no necesita ayuda extra, pero con el paso del tiempo se ralentiza y empieza demandar tratamientos que complementen la ejecución de esta de función mientras dormimos.

 

ACUÉSTATE PRONTO

Aunque parezca paradójico, el sueño es la actividad más importante que realizamos. Nos permite desconectar de la actividad diurna, reponer la energía consumida y regenerar las células que rigen nuestro organismo. Sin horas de sueño, la vida no sería posible. Por todo esto, si quieres que tu piel esté radiante, acuéstate antes de la media noche, está comprobado que es entre la 1 y las 4 de la madrugada cuando la piel está más relajada, oxigenada y receptiva a los cuidados, que asimila con más facilidad.

acuéstate pronto

LA MEJOR AYUDA

Los tratamientos formulados para uso nocturno contienen una mayor concentración de activos y permanecen sobre la piel sin sufrir la agresión de agentes externos ni de los rayos solares. Se puede asegurar que se sienten libres de toda presión para cumplir su cometido, y que son el refuerzo que la piel necesita a partir de los 30-35 años. Se presentan en texturas finas, ricas y penetrantes, que contienen elementos hidratantes, nutritivos, vitaminas, minerales, ácidos grasos esenciales…, que no dejan rastro graso y reparan los daños sufridos durante el día.

la mejor ayuda

Es importante no utilizar estos tratamientos durante el día pues, aparte de que no llevan factor de protección, pueden contener algún elemento, como los alfahidroxiácidos, incompatibles con la radiación solar.

 

CUÁL, CUÁNDO

La elección de un tratamiento de noche se debe hacer en función del tipo de piel que se posea y se aplica siempre sobre el rostro bien limpio, tonificado y seco. La constancia es clave para conseguir resultados positivos, que se empiezan a notar a partir de las tres o cuatro semanas de aplicación.

En las pieles más jóvenes se pueden utilizar como tratamiento preventivo anti-envejecimiento dos veces al año: después del verano, para reparar los daños solares, y otra después del invierno, para combatir la sequedad que el frío, el viento y las calefacciones provocan.

A partir de los 35 años su uso es imprescindible. Todas las pieles, secas, grasas y mixtas, se benefician de la acción reparadora de los tratamientos de noche. Si no conoces tu tipo de cutis, déjate asesorar por cualquiera de los expertos que encontrarás en nuestras tiendas Bodybell.

te aconsejamos

TE ACONSEJAMOS:

• Aplicar las cremas de noche en su cantidad justa, pues más producto no mejora el resultado.

• No olvidar las zonas del cuello y escote, son muy proclives a padecer sequedad y desvitalización.

• Evitar aplicarlas en el contorno de los ojos, que se debe tratar con cremas específicas.

• Seguir una alimentación sana que nutra la piel por dentro. Verduras, proteínas, frutas y beber dos litros de agua al día, mejoran el estado de la piel.

• Evitar el tabaco y el alcohol, máximos agresores de la salud cutánea.