Volver
Tu perfume, tu esencia

Tu perfume, tu esencia

Jueves, 2 de Febrero de 2017

Tu perfume, tu esencia

Un perfume es una de las formas más representativas de nuestra identidad. Los olores forman parte de nuestra esencia, nos definen e identifican. El olfato es uno de los sentidos con mayor poder de evocación: los aromas y esencias nos trasladan a lugares y momentos de nuestra memoria que permanecen más allá del paso del tiempo.

Que tu esencia sea eterna

Conseguir que tu perfume permanezca contigo mucho más tiempo es muy sencillo si sigues alguno de los consejos que hoy te proponemos. ¡Más de uno de nuestros trucos te sorprenderá!

1. Pulveriza tu fragancia justo después de la ducha y antes de vestirte. Es el momento perfecto para aplicar la fragancia puesto que los poros de tu piel están abiertos y eso permitirá que el aroma penetre más profundamente.

2. Hidrata tu piel con una crema sin aroma antes de rociar el perfume. Durará mucho más que si lo aplicas directamente en la piel seca.

3. Aplica la fragancia también en tu ropa, así se maximizará el aroma.

4. Existen zonas del cuerpo con mayor temperatura corporal y es en esas zonas donde recomendamos que pulverices tu fragancia. Ve más más allá de las típicas (muñecas, cuello, orejas…) y perfuma también la cara interna de los codos o la cintura. Recuerda: la piel cálida estimula la esencia del perfume.

5. Procura guardar tu perfume en un lugar fresco en el que no reciba directamente la luz solar, ya que ésta afecta directamente a su composición y conservación.

6. Vigila la cantidad de perfume que te aplicas. Muchas veces, no percibimos el aroma ya que estamos muy habituados a él. Ten mucho cuidado y no abuses de él. Recuerda que el aroma ideal debe ser sutil pero memorable.

7. Combina tu perfume con otros productos de la misma gama, por ejemplo, su crema hidratante, gel, desodorante, crema de manos… El olor será mucho más intenso y duradero.