• 2 muestras gratis
    En cada pedido recibirás 2 muestras gratuitas
  • Envío gratuito a partir de 9€
    En envíos a península
  • Entrega en 48 / 72 horas*
    *De lunes a viernes, excluidos festivos
  • Tu Cesta

  • Volver

    Cremas Solares y Autobronceadores

    Filtros
    Marcas
    Reiniciar filtro
    Precio
    Reiniciar filtro
    -
    398 Cremas Solares y Autobronceadores
    1
    2
    ...
    20

    Acción, beneficios y uso de un protector solar

    La importancia del uso de fotoprotectores a la hora de disfrutar del aire libre es cada vez más reconocida por la sociedad actual. Hay estudios recientes revelan que, en España, un 98% de la población utiliza protector solar, aunque no siempre se hace correctamente. Es fundamental sacar el máximo partido del sol, fuente de generación de la vitamina D, conociendo las propiedades y la modalidad de uso idónea de los distintos productos de protección solar.


    Componentes y comportamiento de la crema solar

    El componente básico de los fotoprotectores es el filtro solar, que puede ser físico o químico. Los filtros físicos que pueden estar incluidos en una crema solar son, entre otros, el titanio, el zinc y el óxido de hierro. Actúan formando una barrera que limita el paso de la radiación solar. La misión que cumplen los filtros químicos de un protector solar es cambiar la configuración de algunos átomos de la radiación UV, lo que produce una variación en su longitud de onda. Entre los más utilizados están los derivados del ácido para-aminobenzoico, los cinamatos, los salicilatos y los antranilatos. Además de filtros, los productos para la protección solar incorporan nutrientes, hidratantes, antioxidantes, como los flavonoides, vitaminas del grupo A, como los carotenos, y vitaminas de los grupos C y E.


    La elección acertada del protector solar

    Independientemente de la textura elegida que puede ser gel, spray, loción, leche, serum o crema es fundamental usar el factor adecuado a cada piel y al horario de la exposición al sol. Un factor de protección solar (FPS) menor de 30 es adecuado para las personas de piel, ojos y pelo marrones, que se queman moderadamente durante una exposición directa al sol y se broncean con cierta facilidad. Aunque tu piel sea por naturaleza muy bronceada nunca debes renunciarse a la aplicación del protector. El factor 30 está recomendado para las personas de hasta fototipo III, que poseen un tono de piel medio y ojos y pelo claros. Este FPS bloquea hasta el 96,7% de los rayos ultravioleta B. Un factor 40, 50 o 50+ es necesario para aquellas personas que pertenecen al fototipo II, de piel clara y delicada, y las de fototipo I, de piel muy clara y sensible. La crema solar de factor 50 bloquea hasta el 98% de la radiación.
    Conviene tener en cuenta además que todo producto cosmético tiene caducidad, por lo que no es oportuno aprovechar el protector solar del verano anterior. Además, para optimizar el efecto de los fotoprotectores, éstos deben aplicarse de forma generosa y uniforme por todo el cuerpo unos 20 minutos antes de la exposición al sol, y ser renovados máximo cada dos horas. También debe renovarse después de cada baño, sobre todo si se usa la toalla para secar la piel.
    La función estética de la protección solar es evitar el envejecimiento de la piel, manteniéndola sana, uniforme y libre de manchas provocadas por la radiación solar. Es importante complementar la acción de los fotoprotectores con productos aftersun de buena calidad, para mimar la piel tras el contacto con el sol con la máxima eficacia.


    Promociones  Online
    Promociones Douglas.es